Advertencia para cualquier lector-reflector humano

La poesía no puede ser piedra angular de ti
la poesía no podrá ser siquiera un poco de arena
la poesía quema o destruye la sangre cauta
la corrompida sangre la vuelve tinta
pintando con nuestra vida las hojas en blanco
por eso el miedo acecha mi cuerpo
por eso mi teclado es la espada de Damocles
así concibo los labios definitivos y rosas
de mis manos, de las caricias como espadas.
Así, brevemente, a tí, Reflector Humano
oía como me dictabas un deseo.

Bienvenido

denguecortos@hotmail.com

lunes, 21 de diciembre de 2009

La sombra de mi sombra

Nuestros claroscuros, nuestras regulares humillaciones, nuestras incómodas desapariciones, nuestros silencios, nuestros alargados egos.

¿Pensáis en algo? Yo no tengo dudas.

He descubierto la inquietante revelación. Así espero aterrorizado a que un día anticiclónico, venga a reclamarme la vida que le he vivido. "Nosotros somos realmente la sombra de nuestra sombra".

Y ahora a toda prisa, escondeos y apagad la luz.

Hay alguien...



Hay alguien que echa el cierre sólo un poco por si vuelven los ladrones de sus sueños.

Hay alguien que sonríe, por todos sus muertos, en el cementerio.

Hay quien dedica unos segundos en dilatar sus pupilas ante quien pasa por su lado.

Hay quien se engancha al brazo una vena partida del suicida.

Hay quien le da al Mundo otro bastón más con el que apoyarse.

Hay quien ocupa su tiempo en desenterrar las sonrisas olvidadas.

Hay quien se rebela eternamente contra la mortaja con la que nos visten al nacer.

Hay quien reivindica... que lo humano debiera de estar de moda.

martes, 1 de diciembre de 2009

Jugando al teléfono entre varios mundos


El cava fue el frío sudor recién descorchado que llegó hasta los pies de la cama. La cama sucumbió hincando la rodilla hasta astillarse. Las astillas se repartieron por la habitación como un accidente de tráfico con la caja de alfileres. Los alfileres sin un rumbo fijo amaron al primer imán que le cantó su oración. La oración sufrió el divorcio del sujeto y el predicado. El predicado engañó al sujeto con un sujeto elíptico. La elipsis omitió cobardemente el por qué. El por qué se suicidó sin respuestas. Las respuestas se tiñeron de blanco, y quedaron de un misterio insoportable.

La tiniebla guió al cuerpo hasta la remota sombra de sus ojos. Los ojos rojos prohibieron el paso a las intenciones. Las intenciones se agotaron gota a gota en una falsa espera. La espera entre sus dedos era cosa de mayores. Los mayores logros de millones de colchones se resumen en obnubilar a masas enteras de soñadores. Los soñadores son de la estirpe del Principito. El Principito ha vuelto a jugar con sus planetas un partido de squash. El squash nació como resultado de golpear rápidamente los pensamientos subversivos.

La subversión... la sub versión... la sub-versión es aquella película donde los subtítulos son sólo mentiras para un mundo, U-no, Gran-de y Li-bre. La cama volvió a ser ese único lugar donde los librepensadores encontraron un refugio, como grandes onanistas, para citarse enfermizamente con la soledad del incomprendido.