Advertencia para cualquier lector-reflector humano

La poesía no puede ser piedra angular de ti
la poesía no podrá ser siquiera un poco de arena
la poesía quema o destruye la sangre cauta
la corrompida sangre la vuelve tinta
pintando con nuestra vida las hojas en blanco
por eso el miedo acecha mi cuerpo
por eso mi teclado es la espada de Damocles
así concibo los labios definitivos y rosas
de mis manos, de las caricias como espadas.
Así, brevemente, a tí, Reflector Humano
oía como me dictabas un deseo.

Bienvenido

denguecortos@hotmail.com

lunes, 29 de octubre de 2007

El respeto a la voluntad

Cantaba Víctor Jara en un tema "el derecho de vivir en paz". Es posible que el respeto no se encuentre entre dos voluntades próximas, cada una de su padre y de su madre. Ahí radica mi pesimismo, en esa "voluntad férrea" (autoengaño por momentos) que sólo es un frágil mondadientes etéreo. Así hemos visto volver los espejos y las frías mañanas de piedra. Posicionamientos asépticos que no infectan ninguna decisión. ¡Qué descanso del dolor!

Las decisiones que surgen del miedo a la inseguridad son cadenas a tiempos remotos, a instantes que paralizan la razón, la nuestra, aviesa.

Las decisiones intermitentes dan lugar a equívocos, a gestos deseados, a una tarde de espera para un momento que nunca llega o cuando llega es tan oculto o solapado que sólo tenemos la percepción de haberlo vivido un instante anterior y que injustamente no habremos de sentir.

El respeto a la voluntad surge espontáneo, huye de lo que pueda contradecirla. Buscamos ese respeto a la paz emocional en el que al encontrar unos ojos que ya no te requieran, consigas detener tu celeridad convulsa.
Sería un buen principio.

martes, 23 de octubre de 2007

Buscando algunas influencias (sonbrejargosa)


Salí a buscar mis influencias. Fui en busca de la tumba de mi abuelo y busqué su sonrisa y cogí un puñado de huesos que eran un horror absurdo y los dispuse ordenadamente en una manta cubierta de papeles en blanco.



Abrí un libro, acudiendo hasta la lápida de André Bretón, y allí arranqué mil páginas buenas y las deposité desordenadamente en la manta que soñé antigua con los huesos y folios de cal.



Me detuve en el Museo del Prado caminando como un alfil, siempre en diagonal hasta la sala de pintura flamenca, destrozando el lienzo del Jardín de las Delicias del Bosco que celosamente había guardado sólo para mí. Acordándome de un proverbio flamenco: "Las cosas van mal cuando el sabio va a operarse de su locura a casa de locos." Sus jirones fueron a parar hasta el tuétano andaluz.




Acabé fotografiando como una gota que caía de la más alta hoja, se posaba en mi nariz y que capturé en mi interior inspirando tanto que se me nubló la vista y perdí todos los colores y todos los instantes. Al recuperar el conocimiento añadí cuidadosamente la imagen grandiosa y casi mortal.



Desplegué la manta y puse en ese momento un disco de Satie y de nuevo la venganza del niño de la piel muerta se deshizo. Todo en orden y luego completamente desordenado pidió paso. Cayó una inocente hoja, rompiéndome el cuello, y yo le di la sangre y mientras ocupaba un lugar entre la tela de mi vida, noté como todo se levantaba. Salía taciturno otro Fran, buscando nuevos elementos que enraizaran en mis costumbres, mientras que yo, el original, aceleraba mi extinción. Exánime. Ex ánime. Ex ánime... ESCAPABA.

viernes, 19 de octubre de 2007

¿De qué color tiene la sombra una sombra?


Me he rendido. Sí. Acabo de sentarme en el suelo mientras todos ruedan por las calles que conocí un día y que ahora ya son innombrables.

"¿Qué le pasa al tío este?" Os podríais preguntar. He buscado de nuevo un trozo de la soga que corté para acordarme de los momentos que merecían un tirón fortísimo. Me he petrificado en la esquina sobre los lloros de una fuente seca. He caminado con mis pies al rojo vivo haciendo poesía visual con cada recorte inesperado. He provocado la risa de los que tenían sus bocas cosidas por el desencanto. He creado varias leyes inservibles que me prohibieran tocar el pavimento y trepé las paredes asaltando las intimidades de las lagartijas amantes, mancillando el honor de una monja sin vocación, desnuda sólo en su espejo.

He creado una canción que una vez fue un silbido sin compás y ahora todos la bailamos entre máscaras e hipocresía. He vivido sin más, sin menos, sin...mas, he vivido.

Camino buscando un color que fuera mi guía sin rumbo por esta ciudad, del verde contenedor de la verde verde sonrisa de la farola verde. Llego a tu casa, tu odio aterciopelado y miradas enterradas en el verde apagado de la sombra de una lechuga cualquiera que sembramos hace exactamente dos millones ciento cincuenta mil pestañeos.

Me adentro como una aguja en la carne, en el dolor de verme sin jugo, apelmazado a la idea del silencio, a la histérica gratitud de unas hienas amigas de la infancia. ¡Pobres, pobres!

Quise contarte, porque no sé si terminaré estas letras antes de sumirme en una alegría tan profunda que me entierre de por vida, que una vez quise, o dos, o mil, pero Dos o Una o Mil no me derrotaron mi voluntad. ¡Tontas todas!

¿Veamos cual de las calles se pliegan antes para mí? Umm. Ninguna. Me tocará dividir entonces mi cuerpo, bifurcarlo peligrosamente, porque uno se llevará mis ilusiones y otro se irá con lo que soy.

En la calle estúpidamente calle, farolamente calle, cocheava calle a la derecha, seguido a la esquina de la sombra del suelo, he atado una soga alrededor de mi sonrisa y el otro extremo al árbol que dejé un momento atado a esa acera. Veo las velocidades asesinas que vienen a cortar mis hebras tensas, pero morirán todas, ¡me entristece pero lo harán!, yo mismo las conduzco con mi barata bifurcación cerebral, agónica y cerebral, firme. Durísima.

martes, 16 de octubre de 2007

DengueHaikus



A veces, rico
sembrado de dinero
tu árbol muere.

La vida lenta
prepara la invasión
de un tiempo helado.

Mi sutileza,
esconderme fielmente
bajo el olvido.

Las alegrías
viajeras sin retorno
causan mi exilio.

Tropas inermes
vio el ciego desfilar
rosas cargadas.

Mi padre da
mi madre no las siente
mis etiquetas.

lunes, 15 de octubre de 2007

Espiral de gotas mareadas simulando a los derviches

Gotas como lágrimas de los fantasmas de las ballenas que fueron muriendo por la ausencia de amor que es vida sangre de los absorbidos Ahora quedan momificados los impulsos el calor de tu alma es una equivocación terrible y nadie quiso entristecerse por sus pérdidas mayúsculas como una "i" griega Jugamos a la rueca de una forma suicida sin preguntas sin rumbo sin aquello que es pérfido como por ejemplo los besos dados por un dormido son imposibles y se repiten cada noche al aire esparciendo esa simiente o espuma o goce del sufrimiento y su soledad marchita pero necesaria He aquí y no en otro lugar la verdadera dimensión pulcra casi mayestática de las columnas como lapiceros de colores de una barbería que tiene en su silla el castigo de todos los cabellos de todos los tiempos aún por restaurar en el cuero cabelludo de quien se empeña en donarlo puntualmente "EN LOS ALTOS ABISMOS DESCANSARÁS"

jueves, 11 de octubre de 2007

Encuentro casual de dios y un anarquista a través del messenger.


dios: Dime hijo.
anarquista: No hablo con desconocidos.
d: ¿Acaso estás por encima de mí y de los hombres?
a: Ah sí, eres tú, ¿no? Según tu baremo yo no soy de este mundo por lo visto.
d: Eso ya lo dijo mi hijo. Ya veo tu excelente formación.
a: Tu memoria te falla, tu hijo dijo aquello de "mi reino no es de este mundo" Y yo no quiero ni reino ni mundos, sólo quiero ser yo.
d: Tus teorías poco difieren de las de mi hijo y ya sabemos como acabó.
a: ¿Tu hijo? ¿Quieres que le considere un mártir de la libertad? Fue un provocador instruido.
d: Aquí anda a mi derecha.
a: (Por supuesto...la derecha) No, yo no espero reunirme contigo. Mi espiritualidad se reduce a la creencia en el ser humano.
d: Yo también creo en él.
a: ¿Quieres decirme que hay otra creencia por encima de ti? Te estás haciendo viejo y humano, signo de tu decadencia.
d: Yo sólo quiero que nos llevemos bien. Por mi parte estoy en ti, aunque no me creas.
a: Retuviste mi tiempo en catequesis. Ahora hay otro de génesis del nuevo yo. Carente de dogmas.
d: Tu revolución es también dogmática, ¿a quién pretendes engañar?
a: No quiero liberar a nadie, quiero sencillamente empezar siendo más libre que tú.
d: Pareces egoísta, sólo piensas en ti, en tu "liberación".
a: Sólo quiero conocerme y estar seguro de lo que soy. Tu te empeñas en decidir quién soy. Yo sé quien eres y sino quieres cambiar no te forzaré. ¿Puedes decir tú lo mismo?
d: Intento que mi obra no quede huérfana. No te obligo tampoco a nada. Yo, si quisiera...
a: ¡Ajam! Ya salió el dios vengativo. Siempre llevaste muy mal, la libertad.
d: No hijo. Sólo con lo años comprenderías mi posición. He visto demasiadas cosas como para dejarlo todo al arbitrio.
a: Por tanto, te quedaste viejo, ¿es eso, no? No me extraña que tengas a la humanidad, a tu "creación" tan descuidada.
d: Blasfemas demasiado, acaso te crees en posesión de la verdad. Déjame decirte algo: "Yo soy la Verdad, el principio y el final, el alfa y el omega".
a: Tú eres tu verdad, como yo soy mi verdad, mi realidad. Es cuestión de elegir la que más te satisfaga.
d: Pareces muy seguro de ti, pecas de vanidad.
a: ¿Y lo dice quien se cree el dios del amor? Eres demasiado coqueto. Para ser el principio y el fin, rozas peligrosamente tu principio y tu fin... Has jugado siempre a lo que más te convenía.
d: Esos fueron mis representantes en la Tierra. Yo fui muy conservador desde el inicio.
a: A veces pienso que eres una pesadilla. Una palabra genética creada por el hombre para someter a las generaciones venideras.
d: Ese es mi sello. Mi impronta en todos vosotros.
a:...el otro día también hablé por aquí con Sherlock Holmes y me dio recuerdos para ti.
d: Fantasía serás tú. No me tomes el pelo. ¿Quieres te borre de la lista de mis agregados?.
a: No va a caer esa breva. Creado a imagen y semejanza... del hombre. El olvido es tu muerte.
d: Parece que hoy tampoco, como pasó con tus antecesores, no conseguiremos ponernos de acuerdo.
a: Eres muy ingenuo si pensaste alguna vez en recuperarme. Nunca fui de tu propiedad.
d: Me apenas hijo, yo siempre te esperaré.
a: Los caminos del señor son inescrutables pero el mío está por encima de tus dominios.
d: Espero que no te equivoques.
a: Yo sí, es señal que soy real.
d: Puedes ir en paz.
a: Que bien. Pues "a dios" es decir "no dios".
d: Tu humor te pasará factura.
a: Sí, la de Teléfonica por haber perdido de nuevo el tiempo hablando con mis alucinaciones. Ciao ciao. ;)

miércoles, 10 de octubre de 2007

"Third base" o enseñanzas de una norteamericana.


Absolutamente derrotada, vencida, deseada, brillante, así te dibujo parte a parte, tu fecundidad.

En este preciso momento ya lo he dicho todo. Entonces si ya lo pronunciado todo todo y las palabras huyeron cadenciosamente por la comisura de mis labios, ¿por qué mi lengua habla sin emitir un soplo caliente del abecedario? (Entendimiento).

Mi visión es tierra mojada que absorbe las emanaciones de noches blancas abrasadoras entre tus pliegues que reconquisto para ti. Percibo en ese momento tu respiración entrecortada, envuelta por el peso del mundo, de un oxígeno que se te niega y que luego vuelve sin avisar a bocanadas convulsas, polizones del encuentro, rebotando más allá del momento se convierten en universales siendo tan íntimas. (Recogimiento).

Sólo te pido que llores pero no quiero tus lágrimas, hazlo sin desparramarte debajo de tus ojos, allí sólo habito yo casualmente y me obligarías a mudarme o desnudarme en lo inexplorado. Lo quiero ahora, ahora no, sí, sí, ahora, siempre. (Desencuentro).

Los dedos profundizan los significados que no puedo darte, los sentimientos que no puedo ofrecerte porque son inexplicables, inmaterialmente posibles. Y son ellos, no yo, nadie, nunca, ningún otro, quienes buscan el tacto superlativo. Aventureros catapultados en tu arqueo, en tu necesario retorcimiento. (Descubrimiento).

Quiero parte por segundo, que te tronches, que te caigas como la hoja sin madre, que pierdas en la inconsciencia, en la oscuridad de unos ojos desubicados, enloquecidos. (Sometimiento).

Nada sobra ni se echa de menos, quizás congelar la sensación de abrirte liberando al mundo en un espasmo que haga insondable aquella felicidad efímera, en el momento que quiero hablar a solas contigo. (Fallecimiento). (¡Me muero, me muero! Lucía y el sexo. Julio Medem)

martes, 9 de octubre de 2007

Curso acelerado para huir de la bondad

Querido reflector humano si quieres dejar de ser bueno, vas a tener que esforzarte mucho. Piensas que el mundo es violento, que mostrar la ira es conveniente, que todo aquello que te rodea conspira contra tu bondad innata.
No es así, sabes, no es, simplemente no.

Pides cosas imposibles querido reflector, la maldad no existe en nuestro mundo. Hay momentos que se acercan a los tobillos de lo que es malo malo, malísimo. Malo malo es la ignorancia.
Cosa aparte es que con tus conocimientos quieras pervertir la bondad. Eso ya es más interesante. Eso también es malo malo. Las guerras no son malas, son bonísimas, sirven para conocer los nombres de las personas asesinadas, que si no nunca los sabríamos. Sin guerras, el mundo es malo malo. Y sus mantenedores son beatos tan beatos como los beatísimos que se auto-beatifican con la benevolencia de Roma.
"Dios le paga un sueldo a Satán" dice Sabina, otro poseído por el mal. Malos malos son los españoles que no votan. Los que buscan mierda entre cosas minúsculas y ven un tesoro. Los que propagan que tener clavos inamovibles nos cuelgan cada día un poco más. Que pérdida de tiempo, no tenemos capacidad para comprender el mal. ¡Cómo no va Ratzinger a clausurarlo! El bien es el mal y lo malo malo es lo que lo cuestiona.


He acabado siendo malvado. Y ha sido por inercia, sin esperarlo, me levanté y ¡zas! malo malo. Es que me han echado a este camino pernicioso, cada día, ca-da-dí-a me rodeaba como un guante silencioso que esperaba estrangularme, y así ando medio ahogado, consumido por esta maravillosa utopía.

viernes, 5 de octubre de 2007

El tiempo y eso llamado dios

Queda dicho que el factor tiempo es un invento humano para arraigarse a algo o a alguien. La supervivencia al tiempo es un sueño...joder pues que lo quiten y así todos seremos inmortales.

Dar tiempo es dar una promesa sin manecillas, marcando las pausas del tic-tac todos esperamos respuestas que nunca llegan, sólo regresan calendarios, y días y más días. Y el 31 de diciembre. Y Feliz Año Nuevo. Y Feliz Jubilación. Y Feliz Entierro. Y Feliz Exhumación.
La humanidad tiene como costumbre crear conceptos, artilugios, entes, que le sirvan para sus propósitos, pero sus mejores creaciones, dios y el tiempo, se sublevaron desde inicio (desde el principio de los tiempos, constatando realmente lo indivisible del pacto entre sublevados), y nos han sometido.
Nuestros padres o abuelos fueron felices cuando cantaban "Reloj no marques las horas". O los que lograron detener el tiempo por un beso, por las miradas y por las cosas cursis de siempre, pero buenas buenas buenas.

Ya lo advirtió Cortazar, genial Cortazar, en su "Historia de Cronopios y de famas".


"Piensa en esto: cuanto te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente un reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes: no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a su cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj: te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia a comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen en el cumpleaños del reloj." (Quizás te suene del ignominioso anuncio de un coche).

"dios" (permítanme que pueda generar una incorreción sobre su uso en minúscula pero lo hago por el hartazgo que me produce su omnipresencia-omnipotencia en nuestra lengua, sometida también al imperio de la diplomacia-censura vaticana) es la evolución de los mimos, de los ventrílocuos, y la "iglesia" interpreta un mensaje que se ha escrito... jamás, que no existe que no, que no, de verdad, ¿no me creen? ¿Y si os digo esto durante 2007 años más, me creerían? La biblia sólo habla de la inexistencia, de lo que nunca se habló, de las interpretaciones, sólo vencen al final de los siglos por cansinas, por insistentes por haber sido ganadas a la voz humana a base de castigos infames.

Sí, tenemos a diario, mi mente la guarda como una marca del dolor humano y genético, en la parte más intima de nosotros o a flor de piel, detrás de una despedida aséptica "adiós hasta mañana", las enseñanzas (adoctrinamiento gratuito más bien) de la religión.

Mirad vuestros relojes, mirad vuestros dioses, a cada tic avanzan, a cada tac avanzan más, beodos de poder, hacia vosotros. ¿Cuántos tic-tac habéis sentido agolparse a estas horas en vuestras vidas?

jueves, 4 de octubre de 2007

La escuela fusilada


Anoche en el Ateneo 1º de Mayo de CC.OO. tuve la oportunidad de asistir junto con más de 500 personas al estreno en Madrid del documental "La escuela fusilada". En la proyección se explicaba cuál había sido la dimensión de la represión franquista en el cuerpo de docentes del país durante el año 1936-1943 (en la etapa dura) y hasta los años 60 en general (recursos, etc.)

Historiadores como Vicenç Navarro, profesor de la Pompeu Fabra además de numerosos testimonios personales completaron los reveladores datos sobre dicha represión (16.000 maestros apartados de la enseñanza de por vida). En ocasiones nos reímos, con la chispa de algunos entrevistados, que servía para relajar la tensión y realidad cruda a la que estábamos asistiendo. Cuando se habló de que debieron convocar un plebiscito en el año 78 para decidir monarquía o república, se aplaudió por lo actual del tema.

La intensidad de los testimonios alcanzó su punto máximo cuando después de la proyección hubo un coloquio con algunos de esos maestros republicanos o hijos de aquellos. "Contad lo que habéis visto hoy aquí" imploraba emocionaba a los asistentes una de las contertulias de 91 años.
Debatieron sobre la enseñanza actual y los años de atraso que aún tenemos con respecto a otros países. Esto se debió "a que los curas y personas no cualificadas que se metieron en el magisterio lo prostituyeron".
De igual manera, frases como "yo no quiero venganza, ni busco revancha" expuesta por una persona que se quedó sin su padres por ser maestros republicanos, me hacen pensar sobre el futuro incierto de la Ley de la Memoria Histórica.
"Somos los hijos del silencio y vosotros los nietos los de la palabra" así sentenció otra protagonista del documental que indicó que en estos últimos años estaba siendo muy feliz por todo lo que estaba consiguiendo el movimiento de recuperación de la memoria histórica. Algo que a mí me alegra profundamente porque los que trabajamos en este campo, les debemos a los mayores haber mantenido intacta la memoria de este país.
"Rezad a Dios o a quien queráis para que vuelva a haber una generación tan extraordinaria de maestros como los de la República". Que tomen nota los que deban hacerlo posible.

¿Cómo se obtienen los pensamientos?

Hay una ordenanza pintoresca en Madrid donde se expone sencillamente que "los pensamientos se pueden alquilar". Aunque te parezca extraño así es, pero no pretendas comprarlos ya que contraviene lo dispuesto y es por ende ilegal y objeto de sanción. Dos días con la mente en blanco, nada más y nada menos.


En el mercado del centro hay libertad de precios. Los pensamientos rebuscados valen exactamente en el barrio de las letras 12 euros tres verbos conjugados. Aunque si traes el vale que hacen todos los viernes en la Biblioteca Nacional del Pensamiento te regalan el presente y el pretérito imperfecto de la oferta de verbos que tengan ese día.






Los pensamientos sorpresivos (aquellos que te encuentran por la calle y se dan el paseo contigo) cuestan entre Sol y la Gran Vía, 8 euros cinco adjetivos superlativos. Pero en este mes de Octubre, estas palabras no te encuentran, te atropellan, se agolpan y no esperan semáforos.




Llegamos a los pensamientos poéticos que son como la fruta de temporada, caducos, frenéticamente mutables en otros. El precio suele rondar entre el Templo de Debot y el Palacio de Oriente, los 20 euros las figuras literarias (con la oferta 2x1 en encabalgamientos abruptos que siempre son tan difíciles de encajar)


Respecto a los pensamientos interminables rara vez puedes encontrar uno. Simplemente no existen. (Ahora que he conseguido que los conformistas se detengan el punto y seguido anterior, debes de saber que en el Mercado Negro tienes un surtido enorme de preguntas retóricas "Qué fue antes, si el huevo o la gallina" hasta "De dónde venimos, a dónde vamos..." a 150 euros la oración entera)


Los pensamientos acomodados o pensamientos del coñac recalcitrante, sólo lo puedes encontrar a las puertas de las Iglesias, donde están apilados tan repetidos, tan usados que sólo piden por ellos la voluntad.





En cuanto a los pensamientos alegres, existen gran variedad de ellos. Tenemos los producidos por el amor que cuestan en el Retiro 10 euros los pronombres. Los derivados de risas ajenas cuestan 5 euros la exclamación por toda la red del Metropolitano. Y los que surgen por el humor negro que son impagables.


Asimismo hay pensamientos incunables, ejemplares rarísimos que se guardan en la Biblioteca Nacional del Pensamiento, saberes arcanos y tan poderosos que algunos de ellos enviaron a la humanidad a tiempos oscuros. Sólo los investigadores de la palabra pueden tener acceso restringido portando un ejemplar del Principito puesto sobre la mesa para contrarrestar el poder de éstos.


Finalmente, por hoy, porque clasificar los pensamientos es una tarea infinita, existen los pensamientos que tienen conciencia de ser pensamientos, son como sueños lúcidos, son los espejos de nosotros mismos, son por tanto muy difíciles de encontrarlos en el mercado, alguna vez alquilé uno a 101 euros la confesión y acabé desnudando a la otra persona y enganchándome a ella. Son por tanto adictivos, y habría que tener cuidado del empleo de los mismos. Aunque son tan interesantes que lo mismo os pueden cambiar la vida.

miércoles, 3 de octubre de 2007

Denguefrases III

Estimados reflectores humanos, dejo a vuestra disposición la tercera lista de denguefrases, por si queréis dejar algún comentario de las que más os llamen la atención.

Las Denguefrases, las podíamos definir como: "Aquellas imágenes automáticas o reflexivas, tanto realistas como superrealistas, concordes o contradictorias, sobre las relaciones posibles e imposibles de los significados entre sí de las palabras. Al abarcar infinitas combinaciones posibles, se produce un híbrido o metáfora paradójica, hiperbólica, como resultado del despliegue de niveles o planos del lenguaje.Obsérvense las influencias de las Greguerías de Ramón Gómez de la Serna y la aplicación del método paranoico-crítico daliniano."

LISTADO DE DENGUEFRASES

Conservé el último color del fin del mundo, era un blanco universal.

Las banderas sólo son sábanas que han vivido demasiado tiempo en el barrio de Salamanca.

Las señales vaporosas e inútiles pueden ser aplicadas al tráfico aéreo de tus sueños.

En los rascacielos enhebran las agujas los hilos de las comunicaciones troposféricas.

Hacienda es hacer jodiendo.

Encima de la Humanidad hace tiempo que cayó la espada de Damocles sujeta hasta entonces por un cabello exiliado y resentido.

Tu suicidio es inminente, cualquier día saltarás al propio abismo de tus ojos.

El ser engañado se preguntaba el por quién de su situación.

He cruzado la esquina para doblarla y hacer una pared infinita.

Un cuadro es un conjunto de gotas o un limbo cristalino o un folio en blanco manchado en una pared hiperbólica, vertiginosa o desaparecida y tímida.

Lo que veo detrás de mis gafas es sólo una mentira agradabilísima de pasta y color.

La ausencia ámbar de un cristal ahumado.

martes, 2 de octubre de 2007

Sevillanas Legislativas del un, dos, tres...y cin-co.

Tengo el placer de considerarme amigo de Jose, y esta admiración por su forma de ser sencilla, por lo agradable que es estar con él en cualquier sitio, tanto en Cantimpalos como en Segovia o Navacerrada o incluso simplemente hablando de nuestras cosas tomando unas cañitas o haciendo el capullo en plan romería de Herrera a 20 kilómetros por hora por las calles de Pedraza escuchando millones de sevillanas que tanto le gustan, sin más, en este rincón del Reflector Humano, quedaran registradas unas letrillas que aparecieron por arte de magia el día que se fue del puesto que tanto tiempo compartimos.


Allá donde te lleve tu coche tío, en los caminos de herradura, o cerca de tu Andalucía que por derecho te corresponde más que muchos de los que nacieron allí, guárdate estas letrillas que ya una vez leíste y que ahora me gustaría que compartieran todos los amigos que se acerquen por este rincón.

Un saludo enorme como tú, chiquitín.






(Con la música “Yo iba de Peregrina de María del Monte)

I

Yo iba con el tito Jose
Y me cogiste el CompendiodeLegislaciónBásicadeConsumoNúmero1
El CompendiodeLegislaciónBásicadeConsumoNúmero1
Yo iba con el tito Jose
Y me cogiste el CompendiodeLegislaciónBásicadeConsumoNúmero1
Y a la sombra de los chopos
Me leíste el artículo número 9 de la Ley 23/2003 de 10 de julio
“Donde salvo prueba en contrario, se presumirá que las faltas de conformidad que se manifiesten en los seis meses posteriores a la entrega ya existían cuando la cosa se entregó, excepto cuando esta presunción sea incompatibles con la naturaleza del bien o la índole de la falta de conformidad”.
Me leíste el artículo número 9
Y propusiste un modificación para que salga en el BOE publicado
y al final no salió nada y tuvimos que conformarnos.

II

Yo iba con el tito Jose
Y me cogiste el CompendiodeLegislaciónBásicadeConsumoNúmero2
El CompendiodeLegislaciónBásicadeConsumoNúmero2
Yo iba con el tito Jose
Y me cogiste el CompendiodeLegislaciónBásicadeConsumoNúmero2
Y a la sombra de los olivos
Me leíste el artículo número 2 de la Ley 1/2007 sobre la no atención a Hortensias
“Donde las actitudes chulescas y mareantes de ciertas personas llamas Hortensias que no llegan a ningún lado, quedarán excluidas de cualquier trato por parte del personal humano de cualquier servicio del 012 o gente de bien...de consumo”.
Me leíste el artículo número 2
Y me comentaste “menoh que nogh han quitao der teléfono la osión número ídem”
y al final la derogaste y te fuiste, como siempre, a dirigir el ÍNEM.

III

Yo iba con el tito Jose
Y me cogiste el CompendiodeLegislaciónBásicadeConsumoNúmero3
El CompendiodeLegislaciónBásicadeConsumoNúmero3
Yo iba con el tito Jose
Y me cogiste el CompendiodeLegislaciónBásicadeConsumoNúmero3
Y a la sombra de los carrascos
Me leíste el artículo número 44 de la Ley 7/1996 de 15 enero de Ordenación del Comercio Minorista
“El comprador dispondrá de un plazo mínimo de siete días hábiles para desistir del contrato sin penalización alguna y sin indicación de los motivos”.
Me leíste el artículo número 44
Y te reíste un huevo y pensaste en las comisiones que ibas a ganar
y a los viejecillos que les den,... “shupa la María por detráh”.

IV

Yo iba con el tito Jose
Y me cogiste el CompendiodeLegislaciónBásicadeConsumoNúmero4
El CompendiodeLegislaciónBásicadeConsumoNúmero4
Yo iba con el tito Jose
Y me cogiste el CompendiodeLegislaciónBásicadeConsumoNúmero4
Y a la sombra de los galaperos
Me leíste el artículo número 2 de la Ley11/1998 de 9 de julio de Protección de los Consumidores....
“Son las personas físicas o jurídicas que adquieren, utilizan o disfrutan como destinatarios finales, bienes muebles o inmuebles, productos, servicios, actividades o funciones, cualquiera que sea la naturaleza pública o privada, individual o colectiva de las entidades, empresas o profesionales, colegiados o no, que los producen, facilitan, suministran o expiden”.
Me leíste el artículo número 2
Y fuimos cambiando la cara y a mirarnos extrañados porque al ser tan palagutranes consumidores finales no estábamos considerados.

lunes, 1 de octubre de 2007

Un paraguas que cayó en mi mesa de disección (Sur realisme)

Intentemos utilizar nuestros ojos cómo cuencas que sean receptáculos de unas imágenes que brinquen hasta nosotros casualmente. Veremos porque nuestros ojos son el centro del mundo que más allá no hay nada. Tic tac, nada, tic, nada tac, nada más.


Aquellos seres deformes que se levantan entre tanta humanidad sólo son vomitivos a las 3 en punto. Luego son lastimosos con chaquetas y oficinas a cuesta, caracoles del capitalismo. Las calles, esquinas inmundas que nos recuerdan lo que debemos olvidar, nuestro pasado, nos silencian, Ohhhhhhhh. Lástima. Qué dictadura la de los adoquines sobre nuestras cabezas, qué hedor tan pestilente se extiende casi sobre las 3 en punto.


Tú piensas, surrealista, que la cordura es frágil, que no es interesante, y tienes razón hasta las 3 en punto. Las campanas que vienen después, repican a muerto, y se buscan los mismos que han de ocupar las tumbas o alojamientos sinceros, y es así cómo debe ser.


El fallecimiento de lo cotidiano es la punta a la que saco partido en todas las dimensiones, ahora que lees te poseo irracionalmente hasta la cordura o racionalmente hasta la locura. Elige equivocadamente no tienes más elección que hacerlo.


Si Orson Wells no supo utilizar los silencios para provocar un escándalo mayor que la alocución radiofónica de 1938 en Nueva York, es porque dentro de su genialidad la palabra lo era todo. Todo el surrealismo ha de sintetizarse en una frase: "Ninguna". Nada es como Nadja corporal, Nadja suicida, Nadja ya era unos ojos o una flor, o un cadáver exquisito, que aprendió a servir a la Nada.


Compañeros que leéis el fruto de la demencia automática, corred. Corred antes que las palabras como estados enteros os ahoguen en la desesperación de una imagen vulgar, que os aparten de lo que esperáis de vosotros mismos y vuestro delirio creativo, huid ya, ¿a qué esperáis?


El paraguas cosido a la espalda de un loco es el grandioso poder genial de los trastornados, sólo ellos encuentran racional lo que nosotros tardamos todo una vida en poder soñarlo.


La palabra, el Verbo, el dios de la tinta, por fin, ha muerto.


(Vómito expulsado en forma de impulsos telefónicos en dos minutos y treinta y cinco segundos de escritura compulsiva)