Advertencia para cualquier lector-reflector humano

La poesía no puede ser piedra angular de ti
la poesía no podrá ser siquiera un poco de arena
la poesía quema o destruye la sangre cauta
la corrompida sangre la vuelve tinta
pintando con nuestra vida las hojas en blanco
por eso el miedo acecha mi cuerpo
por eso mi teclado es la espada de Damocles
así concibo los labios definitivos y rosas
de mis manos, de las caricias como espadas.
Así, brevemente, a tí, Reflector Humano
oía como me dictabas un deseo.

Bienvenido

denguecortos@hotmail.com

miércoles, 3 de octubre de 2007

Denguefrases III

Estimados reflectores humanos, dejo a vuestra disposición la tercera lista de denguefrases, por si queréis dejar algún comentario de las que más os llamen la atención.

Las Denguefrases, las podíamos definir como: "Aquellas imágenes automáticas o reflexivas, tanto realistas como superrealistas, concordes o contradictorias, sobre las relaciones posibles e imposibles de los significados entre sí de las palabras. Al abarcar infinitas combinaciones posibles, se produce un híbrido o metáfora paradójica, hiperbólica, como resultado del despliegue de niveles o planos del lenguaje.Obsérvense las influencias de las Greguerías de Ramón Gómez de la Serna y la aplicación del método paranoico-crítico daliniano."

LISTADO DE DENGUEFRASES

Conservé el último color del fin del mundo, era un blanco universal.

Las banderas sólo son sábanas que han vivido demasiado tiempo en el barrio de Salamanca.

Las señales vaporosas e inútiles pueden ser aplicadas al tráfico aéreo de tus sueños.

En los rascacielos enhebran las agujas los hilos de las comunicaciones troposféricas.

Hacienda es hacer jodiendo.

Encima de la Humanidad hace tiempo que cayó la espada de Damocles sujeta hasta entonces por un cabello exiliado y resentido.

Tu suicidio es inminente, cualquier día saltarás al propio abismo de tus ojos.

El ser engañado se preguntaba el por quién de su situación.

He cruzado la esquina para doblarla y hacer una pared infinita.

Un cuadro es un conjunto de gotas o un limbo cristalino o un folio en blanco manchado en una pared hiperbólica, vertiginosa o desaparecida y tímida.

Lo que veo detrás de mis gafas es sólo una mentira agradabilísima de pasta y color.

La ausencia ámbar de un cristal ahumado.

No hay comentarios: