Advertencia para cualquier lector-reflector humano

La poesía no puede ser piedra angular de ti
la poesía no podrá ser siquiera un poco de arena
la poesía quema o destruye la sangre cauta
la corrompida sangre la vuelve tinta
pintando con nuestra vida las hojas en blanco
por eso el miedo acecha mi cuerpo
por eso mi teclado es la espada de Damocles
así concibo los labios definitivos y rosas
de mis manos, de las caricias como espadas.
Así, brevemente, a tí, Reflector Humano
oía como me dictabas un deseo.

Bienvenido

denguecortos@hotmail.com

jueves, 3 de abril de 2008

Cuando tengo sed


He de confesarte un secreto: "El agua embotellada formó parte de un cuerpo condenado a vagar eternamente en el ciclo vital humano".

Somos, pues, consentidores, esclavistas de una o miles de pequeñas gotas maldecidas (aceptado por la RAE).

El agua en la tierra es poderosa, los condenados se liberan. Por eso la lluvia, tus lágrimas, las mías, la mancha de humedad que rezuma, la huella de una pisada en la fuente, el arroyo perdido, las diez gotas de leche de un pezón, millones de etcéteras después, son reparadoras de injusticias.

Es fácil preguntarse el por qué de este estigma repetido por los 6000 millones de humanos.

La respuesta conlleva ponerte en peligro mortal, lee bien si aún no estás agonizando por este mundo: "La humanidad es rencorosa hasta un extremo enfermizo. Somete al pasado a la cárcel donde alguna vez se libera el engaño de sentirse libre".

5 comentarios:

Anónimo dijo...

"todos somos agua de distintos rios,
por eso es tan fácil encontrarnos;
todos somos agua en éste vasto, vasto océano,
algún día nos evaporaremos juntos..."
Y.O.
Besos

quarrrymen78 dijo...

me ha encantado, ya sabes lo que pienso del agua

Anónimo dijo...

Hola compañero de curro solo los sabados!que pooorfin consigo encontrarla!! pues nada un beso!

Pd:yo blog no tengo pero tengo fotolog..

http://www.fotolog.com/mery_miawallace

Adela Fernández dijo...

El agua siempre ha sido un bien escaso, por mucho que algunos se empeñen en convencernos de lo contrario. Me ha gustado tu post, qeu rezuma belleza y claridad oxigenada, tan necesarias en estos tiempos de trasvases devenidos en conducciones y de guerras del h2o que a nadie benefician...

Francisco Javier dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Siempre es reconfortante pensar que el agua que nos recorre el cuerpo de vez en cuando se pone en contacto con la parte más sensible de nosotros. Y así actuamos...

Un abrazo per tots.